Clínica de Fisioterapia Ruiz Clínica de Fisioterapia Ruiz Clínica de Fisioterapia Ruiz Clínica de Fisioterapia Ruiz Clínica de Fisioterapia Ruiz Clínica de Fisioterapia Ruiz

Documento sin título
FISIORUIZ : Fisioterapia en la prevención y tratamiento del síndrome de caídas
Enviado por Fisioruiz el 25/2/2013 18:23:42 (776 Lecturas)

Se ha demostrado a través de diversos estudios internacionales, que sin importar la causa del síndrome de caídas, el paciente adulto mayor es beneficiado con la intervención de la fisioterapia. La kinesioterapia o la rehabilitación por medio del ejercicio mejora la fuerza muscular de los miembros inferiores, el control postural, la coordinación y el equilibrio, factores que se encuentran deteriorados en algunos adultos mayores haciéndolos vulnerables a las caídas, por lo que al mejorar estos causantes conjuntamente con ciertos componentes de tipo médico que predisponen las caídas, es posible disminuir el número de caídas y las consecuencias que estas producen en el adulto mayor.

Las caídas como síndrome

Las caídas dentro de las patologías geriátricas son uno de los problemas más importantes, ya que ponen en peligro la salud de los adultos mayores, siendo una de las principales causas de lesión, incapacidad e incluso muerte.

La aparición de más de dos caídas en un periodo de seis meses se considera como síndrome de caídas. (Morales,P) El síndrome de caídas, obedece a diversos factores tanto intrínsecos como extrínsecos del paciente. Entre los factores intrínsecos se puede mencionar: la edad, enfermedades agudas y crónicas, y el uso de algunos fármacos. Los factores extrínsecos engloban lo que son principalmente las barreras arquitectónicas y condiciones que producen desestabilización como el tipo de calzado o el piso. Dichos factores junto a la debilidad de los miembros inferiores y la falta de equilibrio, determina un riesgo para el adulto mayor de caer y por ende adquirir una discapacidad que le lleve a depender por cierto tiempo o de manera permanente de otra persona.

Papel de la fisioterapeuta en la intervención de síndrome de caídas

El profesional en Terapia Física tiene diversas posibilidades de intervención en los ámbitos de prevención, donde intervine como coadyuvante en el tratamiento de las enfermedades agudas y crónicas, así como en la rehabilitación del control postural y la debilidad muscular, producto del desacondicionamiento físico o la inmovilización prolongada del adulto mayor.

Inicialmente el fisioterapeuta requerirá valorar diversos aspectos físico-funcionales del adulto mayor con el fin de crear un plan de tratamiento adecuado a la realidad del paciente
El abordaje fisioterapéutico para estos aspectos a rehabilitar ira enfocado a:
•Mejorar fuerza, resistencia muscular y movimiento articular de los miembros inferiores.
•Entrenamiento de la coordinación y equilibrio.
•Educación.

Para mejorar fuerza, resistencia y movimiento general se pueden realizar ejercicios de resistencia progresiva con uso de pesas de tobillo y theraband, ejercicios activos libres, bicicleta estacionaria y se puede utilizar técnicas de facilitación neuromuscular propioceptiva (FNP) los cuales además de permitir el fortalecimiento muscular trabaja la coordinación y la propiocepción.

En el entrenamiento de la marcha se debe tratar de mejorar la postura y reentrenar la realización correcta de las fases de marcha. Se puede trabajar la marcha anterograda, retrograda y lateral, tanto dentro de las barras como fuera de ellas, esquivar obstáculos, marcha en superficies irregulares y el subir y bajar escaleras.

Si la inestabilidad en la marcha fuera de las barras fuese evidente se deberá entrenar la marcha con bastón de un punto, cuatro puntos o andadera según la necesidad del adulto mayor.

En el entrenamiento de la coordinación y equilibrio se pueden utilizar técnicas como la ya mencionada técnica de FNP y la técnica de frenkel. Para lograr un control postural en el equilibrio bípedo es necesario lograr primeramente el equilibrio estático progresando a actividades de equilibrio dinámico de lo más simple como lo es aplaudir o tirar una bola en apoyo bipodal, hasta actividades más complejas como el equilibrio monopodal, la marcha de soldado y equilibrio en superficies irregulares, tomando siempre en cuenta las patologías y las posibilidades físicas del adulto mayor.

La educación en la prevención de caídas en el hogar, es un punto de gran importancia, esto porque en los hogares de los adultos mayores muchas veces se desconoce de peligros potenciales que pudiesen generar una caída. Dentro de los aspectos que se deben contemplar con el paciente y sus familiares o cuidador, están: uso de calzado adecuado incluso dentro de la casa, uso de barandas, alfombra antideslizante y una silla dentro del baño, dejar los pasillos libres de muebles y con buena iluminación, uso de barandas en escaleras, entre otros.

Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con el artículo